top of page
Buscar

Mi historia con el Face Yoga

Todo empezó más de 10 años atrás cuando puse pié en mi primera clase de Yoga. Llegué a la sala y creo que estuve llorando toda la clase de la tensión que llevaba acumulada. Eran los primeros años que vivía en Barcelona y la vida no era nada sencilla, trabajaba en un call center y estaba completamente perdida.


No sabría exactamente explicar lo que pasó durante aquella clase de yoga, lo único que sé es que hubo un antes y un después, porque desde allí empezó mi camino espiritual, empecé a ir a clase como mínimo 2 veces a la semana y aquello se volvió mi ancla de salvataje. No era consciente de ello porque mi vida todavía era un caos, pero en el momento en el cual pisaba el suelo de la sala mi vida se veía menos caotica y todo tomaba sentido.


Practiqué varios años pensando que esto era un hobby para mi, que igual como la gente va al gimnasio yo me iba a clase de yoga pero, a medida que iba avanzando en la practica, iba creciendo como persona y llegó un momento que necesitaba más, llegó un momento que aquello era mi estilo de vida y tenía que volcarme en ello sí o sí.


Antes de entender que el yoga era lo mio estaba completamente dominada por mi ego, quería ser actriz y iba a escuela de teatro, pero no encajaba allí, entonces pasé al clown y aquello sí que encajaba más conmigo, mi ego se derrumbó y me fui al extremo opuesto, tenía miedo, tenía mi autoestima por los suelos, pero fue gracias al clown que me levanté y poco a poco entendí que lo que me gustaba de aquel mundo era la inocencia del pallaso, la vulnerabilidad y la esencia de la figura del clown, no necesitaba subir a un escenario para ser clown, quería serlo en mi vida, quería vivir desde esta inocencia.


Y fue justo la vulnerabilidad, las ganas de buscarme más a mi misma y de hurgar en la profundidad de mi ser que me hicieron tomar la decisión de formarme en Yoga...y fueron los 4 años más intensos de mi vida porque el yoga me hizo sacar todo lo que tenía guardado, me hizo superar una candidiasis vaginal crónica y me hizo entender que aquello era mi camino, que cuando daba clase estaba feliz, no necesitaba nada más y además lo daba todo.




Y fue así como empecé a dar clase de yoga y me especialicé en yoga terapéutico todo lo que aprendí lo uso continuamente y el yoga me acompaña cada día en mi vida marcando el ritmo de esta. Trabajé en varios sitios, el último donde trabajé fue en un centro de fisioterapia, fue mi jefa a hablarme del yoga facial a decirme de investigar y ver si me apetecía aprender para poder dar clase en el centro.


Os voy a decir la verdad al principio pensé que era una tontería, que se trataba de algo estético y yo era una que no se maquillaba y que tenía un ritual de belleza que no iba más allá de lavarme la cara y ponerme una crema (esto sí, con las cremas siempre estuve un poco obsesionada y probé un montón de marcas diferentes) pero el Universo quería que me fuera por aquel camino y así fue.


Me enamoré de Fumiko de The Face Yoga Method, me miré todos sus video y empecé a practicar y a descubrir que esta cosa del auto cuidado me gustaba mucho , me hacía sentir mejor conmigo misma justo como cuando hacía yoga y además por la primera vez en mi vida era consciente de mi lado femenino.


Escondí mi lado más sensible, más femenino, durante toda mi vida porque quería aparentar ser fuerte y de repente allí estaba listo para hacerme sentir mi vulnerabilidad y mi belleza que siempre había escondido a todos.

El yoga facial es un acto de coraje hacia ti misma, es volver a descubrir tu feminidad para presentarte al mundo sin filtros, sin miedo...como tu eres

Prueba estos ejercicios de tonificación facial para toda la cara para disfrutar de tu ritual sagrado incluso en la oficina



Hice la formación con Fumiko, fue una gran experiencia y empecé a dar clases, fue un éxito, en aquel entonces era una de las pocas personas que daba clases de yoga facial pero...me faltaba algo...


Me faltaba ir más allá de las arrugas, trascender el aspecto físico y entender que pasa en nuestro interior y fue así que descubrí la gua sha y con ella la Medicina Tradicional China. Empecé con un curso de gua sha pero no era suficiente quería entender mejor como funciona nuestro organismo, los meridianos... y fue así que, casi por magía, me encontré sentada frente al ordenador asistiendo a mi primera clase de Medicina China de la mano de Li Ping.


En realidad no quería hacer una escuela de acupuntura quería simplemente saber un poco más... pero investigando llegué a Li Ping y el Universo me dijo este es tu sitio...y yo "No me jodas..que son 4 años de estudio y yo solo quiero saber un poco más...".. "este es tu sitio"...me apunté al curso, al principio en el formato online y luego cuando vi Li Ping por la primera vez su energía me hizo hacer el click... "quiero saberlo todo, quiero que esta mujer me lo enseñe todo, porque la adoro" y allí estoy en mi segundo año de Escuela.


Pero no acaba aquí porque lo mío sin duda es la cara y me va bien saber los fundamentos de la Medicina Tradicional China pero mi especialidad es la cara y fue así que investigando entré en contacto con Lillian Bridges y empecé a cursar el Master en Face Reading según la Medicina China y esto señoras, es la bomba...


Por fin siento que mi camino con el yoga facial tiene sentido, porque no solo tengo una maleta de ejercicios faciales que flipas (no solo de Fumiko, después vinieron también otras...), si no que ahora puedo ir mucho más allá... te veo y sé quien eres, porque tu cara no miente, tu cara es el espejo de todo lo que te ha ocurrido en el pasado y lo que podría ocurrirte en el futuro.


Mi trabajo ahora no es solo darte herramientas de belleza y bienestar para que vivas de forma sana, mi trabajo es el de hacerte entender porqué tienes una arruga, de donde sale, y hacerte investigar en tu interior para que te des cuenta cual es el patrón que sigues repitiendo y que va marcando tu rostro día tras día.


Se trata de un trabajo de crecimiento personal, se trata de la fusión entre lo exterior con el interior, el tema ya no es quitar la arruga, el tema es aceptarla para luego transformarla... no sé si me explico... me chifla este mundo, observo los rostros de mis alumnas y veo en ellas todo el potencial, todo el dolor...todo...


Vivimos en un mundo que nos marca el tiempo, pero puedes elegir de marcar tu propio ritmo y de dejar que lo que ocurre en el exterior sea más importante de lo que ocurre en tu interior.


Toma el primer paso hacia tu belleza interna y externa inscríbete a las CLASES ONLINE DE FACE YOGA en el Club de @thefaceyogalab no solo hacemos clases de yoga facial, tenemos cada semana una rutina semanal de face yoga de 5 minutos para que no tengas excusas y practiques cada día, un video de una clases de yoga, un mantra que nos ayuda a mantener el foco durante el día, tips de salud y belleza, meditaciones, y cuando entres tendrás acceso a todas las grabaciones de las clases pasadas para empezar en seguida a practicar.


Que tengas un feliz día y cuídate


Namasté

Ali

72 visualizaciones0 comentarios